La clave para alcanzar la sostenibilidad de las empresas

Por definición una empresa sostenible es aquella que crea valor económico y social a largo plazo, contribuyendo de esa forma al aumento del bienestar y al progreso de las generaciones presentes y futuras, en su entorno general.

La sostenibilidad aplicada a la estrategia empresarial, va más allá del cumplimiento de las obligaciones jurídicas, fiscales o laborales, siendo de vital importancia el aumento en la inversión del capital humano, el entorno y las relaciones con los Interlocutores.  

Es indispensable que se tome en consideración la definición de un modelo de negocio.

Podemos decir que alcanzar la sostenibilidad en una empresa conlleva una serie de acciones de tipo financiero y organizacional, que contribuyen a mantener y hacer crecer el negocio de una manera rentable y constante. Para ello, es indispensable que se tome en consideración la definición de un modelo de negocio el cual nos lleve a desarrollar un plan estratégico y nos permita establecer dónde estamos y hacia dónde queremos llevar la organización; así como, los recursos necesarios.

Es responsabilidad del propietario o de la alta gerencia según sea el caso, tomar las decisiones que garanticen la continuidad del negocio, minimicen los riesgos, internos y externos; al mismo tiempo, rodearse de personal calificado y herramientas de soporte, como sistemas de información que apoyen en la gestión de los negocios.

Además, para garantizar la continuidad de la Dirección, debe ser considerado el proceso de sucesión del principal, del líder o primer ejecutivo, según corresponda, puesto que no se puede dejar por un lado este tema crítico para las compañías, las cuales se ven amenazadas en su continuidad por no desarrollar procesos sucesorios de una generación a otra.

No se puede dejar por un lado el análisis de la situación actual de la familia. Es importante realizar un diagnóstico para conocer en qué condiciones se encuentran las relaciones de padre – hijo, entre hermanos o entre primos; identificando los riesgos actuales y futuros para el negocio.

Trazar un mapa de ruta macro que clarifique la visión, acompañado de las estrategias de negocio, es mi recomendación. Esto permite establecer el camino, prioriza los aspectos más relevantes y asigna o racionaliza los recursos; seguir el plan trazado y sobre todo anteponerlo, incluyendo a la operatividad diaria y el sentido de urgencia que es uno de los principales obstáculos de la estrategia.

Tomarse el tiempo de meditar lo que significa la sucesión y cómo llevarla a cabo, sabiendo que muchas empresas se ven truncadas en su continuidad por el mismo hecho de no anticiparse a este tema.